Buscar este blog

lunes, 5 de agosto de 2013

EL REGRESO


La luz de la luna bañaba de plata
su reflejo en el agua
mientras cabalgaba.

El carmín de unos labios
teñía un pañuelo
prenda de amor,
de alguien que alguna vez conoció.

La imagen se desdibujaba
ya no recordaba la cara de su amada.

Largos años pasó de campaña,
Y en el regreso no sabía
que le aguardaba.

¿Seguiría allí su doncella amada?

Eventine era el nombre,
por el que él suspiraba.

Al en filar el camino de regreso
una figura inmóvil
tras la bruma perfilaba.

No podía creer seguro imaginaba y
sus ojos le engañaban.


Era su amada Eventine la que aguardaba.